Testimonios de clientes: claves para mejorar la conversión

Hace más de 10 años que Amazon dotó a los comentarios de los clientes de su propia plataforma de una visibilidad por encima de la normal para aquel momento. Arriesgándose a la legión de trolls y comentarios negativos, Amazon dejó el éxito de los productos en las manos de los críticos que elogiaban o suspendían cada uno de ellos.

La jugada les salió bien, y pese a la informal relación que vendedor y el cliente mantienen en el gigante marketplace, aquellos comentarios generaron mayor confianza en el consumidor que la que se genera incluso en la cálida comunicación que hay en tiendas online con un único vendedor.

Las estadísticas que nos aporta un estudio realizado por Bazaarvoice nos confirman que efectivamente los testimonios de compradores son con diferencia los causantes del éxito o fracaso de un producto:

z1
  • El 92% de los consumidores leen testimonios de otros consumidores antes de decidirse
  • Más de 50 comentarios en un producto elevan la tasa de conversión el 4,6%
  • Tener testimonios en la página de producto posiciona en Google. No solo porque aumenta el contenido y por tanto crea el tan apreciado por Google “fresh content”, sino porque los productos comentados son favorecidos en las SERPs (los resultados de búsqueda en Google).

Pero… ¿cómo consigo testimonios de mi empresa o producto?

Existe la creencia en que los testimonios se consiguen en la página de producto, y esto solo lo pueden hacer webs con muchísimo tráfico. Las empresas que tienen un eCommerce modesto tienen que conseguir críticas en cualquier parte. Podemos obtener testimonios casi de cualquier lugar de la red en la que los internautas pueden opinar:

  • YouTube. Ya sea porque nombran tu producto en el mismo vídeo o en los comentarios.
  • Google. Estos testimonios asociados a búsquedas locales son de vital importancia para el público más local.
  • Yelp. No es tan popular en España como en USA, pero mucha gente lo consulta sobre todo para comprar en tiendas físicas.
  • Twitter
  • Facebook.
  • Artículos periodísticos.
  • Otras webs y apps en las que los comentarios juegan un papel fundamental, como Tripadvisor, etc…

¿Qué hago con los testimonios?

Bien, ya tengo buenas críticas en la red. ¿Cómo las uso para crear confianza haciendo que la gente se entere de que otros creen que mi producto en estupendo? Hay muchas formas de usar estos testimonios positivos a nuestro favor, pero si nos centramos en nuestra propia página web, podemos hacer lo siguiente:

1.Pon los testimonios en la página principal

Esta es una forma muy clásica de utilizar las críticas positivas y generar confianza, como en esta imagen de la web de Catinfog.

z22.Inserta los testimonios en la página de producto

Incluso una impresión de pantalla es una buena forma de recopilar críticas positivas en la página de producto.

z3
3.Hazle una entrevista al cliente satisfecho y crea un “Caso de estudio”

z4
4.Coloca una tira con los periódicos que han hablado de tu producto

5.»Aprópiate» de testimonios sobre los productos que vendes

En muchas ocasiones no necesitas que los comentarios se refieran a tu empresa, e incluso no necesitas que el público los genere en tu página web. Si vendes productos que no produce tu empresa y alguien ha dado su opinión sobre ellos en la red, puedes “apropiarte” de esa crítica para crear valor a tu cliente siempre y cuando cites la fuente. Quizás el caso más gracioso y realmente original que he encontrado sea el de esta librería:

La importancia del logotipo para tu empresa

Todas las claves para gestionar de manera correcta la imagen de tu negocio.

Ya tienes abierto o vas a abrir tu propio negocio. Tienes un nombre, un local, un producto o servicio con el que te ganas o quieres ganarte la vida. Seguro que tienes un logotipo. ¿Le has dedicado el tiempo que se merece? ¿Eres consciente de lo que implica un buen o un mal logo? En este post vamos a comentar precisamente eso: la importancia de un logo para una empresa, sea del tamaño que sea. Empezamos.

Qué es un logotipo

Aunque con seguridad ya lo sabes, definamos antes que nada qué es un logotipo. En términos sencillos, es un elemento gráfico formado por letras y un icono (o sin él) que nombran e identifican a una empresa, marca o institución. Una definición básica pero válida para empezar. Los diseñadores gráficos o especialistas en branding y comunicación corporativa desglosamos y ahondamos más esta definición —isotipo, imagotipo, isologo, imagen o identidad visual corporativa…— pero este post hoy no es técnico, va dirigido a ti, empresario o futuro emprendedor. No obstante, si quieres profundizar un poco más.

Un logotipo adecuado debería reflejar los valores de la empresa, así como describir de manera simbólica y sencilla su actividad. Es uno de los elementos más repetidos y que más van a recordar los clientes, ya que está presente en la tienda o sede de la empresa, en la web y redes sociales, en tarjetas de visita, bolsas… y un largo etcétera. Por ello es importante centrarse en su diseño y confiar en un diseñador profesional. En muchas ocasiones a esta tarea se le otorga poca importancia, y del diseño acaba responsabilizándose una persona amateur o con escasos o nulos conocimientos en la materia. Esto puede derivar en desastre. ¿Vas a confiar la imagen de tu empresa a una persona así?.

Un buen logotipo es sencillo formalmente, descriptivo, fácil de recordar y llama la atención

Qué principios debe cumplir un logotipo

Una vez definido lo que es, ahora pasemos a explicar cómo debe ser un logotipo adecuado.

1. Sencillo en sus formas y fácil de recordar. Ya lo hemos mencionado antes, debe ser sencillo formalmente para que sea recordado por los clientes. Un logotipo demasiado complejo, con demasiados colores, formas complicadas o una tipografía difícil de leer está abonado al fracaso. Si por el contrario cumple con esta característica de la sencillez, seguro que a la hora de imprimirlo o bordarlo en una prenda no habrá problemas.

2. Atemporal y alejado de modas. Cuando se diseña un logotipo se hace para que dure años; puede que en un tiempo se actualice o se rediseñe, pero su función es durar en el tiempo para facilitar su recuerdo en los potenciales clientes. Si cada poco tiempo cambias el logotipo de tu empresa, darás una imagen de desorganización, improvisación y crearás desconfianza. Seguro que no es lo que quieres. Imagina por ejemplo que en 1995 abriste una empresa de telefonía, y tu icono es un teléfono con teclas y antena. ¿No lo ves anticuado a día de hoy viendo que los móviles actuales son táctiles y sin antena? Si en lugar de recurrir a un icono de un teléfono se hubiera usado otro concepto de comunicación, no sería necesario renovar el logotipo.

3. Bien realizado técnicamente. Ya sabes que ese logo va a estar presente en muchos soportes, por lo que es importante que se haga bien desde su creación. Los diseñadores solemos realizar los logotipos en formato vectorial, no es más que un formato que permite reproducirlo a cualquier tamaño sin que pierda nitidez. Volviendo al tema de la profesionalización, si encargas tu logo a una persona no adecuada es muy probable que te lo haga en un formato que luego sea complicado reproducir. Te sorprenderías si vieras la cantidad de gente que hace logos con el famoso programa Photoshop, y te digo desde ya que no es la mejor opción.

4. Original. Parece obvio, pero seguro que no quieres que otra empresa tenga un logotipo con la misma forma que el tuyo, ¿verdad? De nuevo si no inviertes en un profesional puedes tener problemas, y muy serios. Te cuento una anécdota. Hace un tiempo un cliente me pidió presupuesto para un logotipo, y cuando me reuní con él para saber qué necesitaba, me trajo tres folios con más de veinte diseños que alguien le había hecho ya. Me quedé muy sorprendido, porque normalmente un diseñador no presenta tantas propuestas distintas ya que el cliente acaba sin saber cuál escoger y el diseñador pasa demasiadas horas presentando ideas distintas para que se acabe escogiendo solo una. En definitiva, en esas hojas vi varias propuestas que me había parecido ver ya antes. Cuando volví a casa, me senté delante del ordenador y encontré en menos de cinco minutos varias de las propuestas en una web que vendía logos. ¿Qué habría ocurrido si el cliente escoge un logotipo de esos? Pues que podrían haberle denunciado si otra empresa legalmente compra el logotipo de la web, ya que por mucho que lo haya colocado antes en su negocio, el diseñador lo copió y no lo pagó, por lo que habría hecho algo ilegal.

5. Descriptivo pero ingenioso. El logotipo debe describir e identificar al producto o servicio que la empresa vende, sus valores o parte de ellos, pero debe hacerlo de manera inteligente. Si tienes una inmobiliaria, no necesariamente debe aparecer una casa en el icono de tu logotipo, o si lo hace podría hacerlo de manera sutil: entre la tipografía por ejemplo.

Qué consecuencias puede tener sobre tu empresa un mal logotipo

Antes de empezar a hablar de las consecuencias negativas de un mal logotipo sobre tu empresa, quisiera dejar clara una cosa: lo más importante es que tengas un buen producto, servicio y atención al cliente. Debemos partir de ahí. El logotipo no va a salvar un mal producto o una pésima atención a tus clientes. Pero en cambio un logotipo inadecuado sí puede perjudicar a una empresa que tiene buenos trabajadores, un buen servicio o una excelente idea de negocio. Me parece importante destacar esta idea antes de empezar, mi intención no es convencerte de nada, sino de explicarte de manera responsable los beneficios que tiene para tu negocio un buen logotipo.

Ahora sí, vamos con las consecuencias de implementar un logotipo inadecuado en tu negocio.

La primera consecuencia es transmitir una mala imagen de cara a clientes actuales y potenciales (futuros) clientes. Imagina que tienes una tienda en un sitio inmejorable de tu ciudad, con gran paso de gente, pero con un horrible logotipo borroso en la fachada junto a otros negocios con logos nítidos y con rótulos bien colocados. Por comparación, la gente que pasa se lleva una idea negativa de tu empresa, y puede ser que a nivel interno des un servicio excelente, pero muchos no van a entrar solo por eso.

La segunda consecuencia es que vas a destacar sobre la competencia, pero para mal. Si tus competidores, esos negocios que están en el mismo sector que tú o venden productos similares a los tuyos, tienen una mejor imagen/logo que tú, pierdes puntos en la lucha. Intenta siempre destacar pero para bien y en todos los aspectos: atención al cliente, calidad del producto, etiquetado, imagen, posventa… Pero eso no solo te va a pasar con tu competencia. Imagina que participas en un evento junto a otros negocios y se hace un cartel o un folleto donde aparecen los logos de todos: ahí vas a estar junto a otras empresas que sí han invertido en su imagen, y tú vas a destacar negativamente de nuevo.

La tercera consecuencia es la pérdida de dinero. Si has invertido poco dinero en tu logotipo, quizá pienses que has logrado algo positivo, pero ahora te planteo lo siguiente: has hecho tarjetas de visita, un rótulo para el exterior de tu negocio, bolsas, página web… con un mal logotipo, sea por el motivo que sea. Cuando te des cuenta de los malos resultados con él lo tendrás que cambiar todo: invertir (ahora sí) en un diseñador profesional competente para tu nuevo logo, rehacer las tarjetas, el rótulo, las bolsas… Has perdido dinero, quieras o no.

Si no tienes un buen producto o servicio, un logotipo no va a salvar a tu negocio

Cuánto dinero invertir en un logotipo

Este tema es peliagudo a la vez que complejo de explicar, espero hacerlo bien. Hay empresas de muchos tamaños, con más o menos trabajadores, con más o menos sedes o sucursales, y pequeños negocios o autónomos. La regla es sencilla: invierte acorde a tu tamaño y capital. Si necesitas un coche nuevo y puedes gastarte 15.000 euros, no irás a un concesionario donde se vendan vehículos de alta gama, ¿verdad? En el diseño gráfico es igual de válida esta reflexión. Hay estudios de diseño muy reputados que cobran mucho dinero por sus creaciones, pero suelen trabajar con clientes muy grandes que facturan muchísimo dinero y pueden/deben hacer una inversión equivalente en su imagen. Si tu caso es el de una empresa pequeña, lo lógico es que busques estudios de diseño pequeños o diseñadores freelance. Puedes preguntar a gente que haya pasado por tu misma situación, seguro que te pueden recomendar a alguien. Si no, invierte un poco de tiempo y busca por tu cuenta. Los diseñadores mostramos en las webs trabajos que hemos hecho, ahí puedes ver cómo trabajamos y pedir presupuesto.

A la hora de decirte cuánto vale un logotipo no te puedo dar una cifra exacta. Cada caso es diferente y depende de si hablamos exclusivamente del diseño, o se incluye algo más como el diseño de tarjetas de visita, la impresión de éstas, o alguna aplicación más (rotulación de vehículos, ropa laboral…). Pero sí te puedo hablar de comentarios de algunos clientes o conocidos.

Una chica iba a abrir una cafetería y pidió precio por el diseño de un logotipo, y le pidieron 3000 pesos. Le pareció carísimo por hacer a ordenador “simplemente el dibujito que llevó hecho a mano en un papel”. Acabó encontrando a otra persona que se lo hizo de un día para otro cobrándole mucho menos. ¿La realidad? Obtuvo un logotipo nada trabajado, cero llamativo, acompañado de una rotulación igual de mala que ¡sorpresa! ¡Ha cambiado después de poco más de dos años! ¿El motivo? Una cafetería nueva muy cerca de la suya, con una imagen muy cuidada tanto en el exterior como en el interior, que en apenas unos meses le ha quitado mucha clientela. ¿Simplemente por el logotipo? Claro que no, pero sé que gente que no se dedica al diseño le llegó a decir que “la otra cafetería tiene todo muy arreglado: los dibujos de fuera, la carta…”.

Ahora te cuento el caso contrario. Un negocio de fisioterapia en una población pequeña. Un chico recién salido de la carrera se aventura directamente a abrir su propio negocio. Se gasta dinero en la reforma, en el local, en maquinaria… y acude a un estudio de diseño para que le diseñen su logo. No sé exactamente cómo se lo debieron presupuestar, pero al tiempo vino temblando a la imprenta donde trabajaba en mis inicios. Cuando le pregunté qué le ocurría, me dijo que le habían cobrado 15.000 pesos por el diseño de su logotipo (+ algunos extras como las tarjetas y unas cuartillas de publicidad). El chico, con toda la razón del mundo, no entendía una cifra semejante para su pequeño negocio. Aquí hay varios puntos que comentar. El primero de ellos es ¿le estafaron? La respuesta es no. Un logotipo puede valer eso y mucho más, pero desde luego que antes de encargar un diseño o cualquier otro servicio, debes tener muy claro SIEMPRE cuánto te va a costar: es tu derecho. Si no te lo dicen, pregúntalo. El segundo punto es: si la empresa era tan pequeña, ¿cómo le cobran semejante cantidad de dinero? El precio en diseño se adapta al tamaño de la empresa: si un diseñador tiene que realizar un trabajo para “Neumáticos Pepe” con 4 empleados no puede cobrar lo mismo que si el encargo es para Coca-cola. El alcance de la marca y de las campañas es muy diferente, sus ingresos, su plantilla… y la responsabilidad e impacto de un error es, por ende, también mucho mayor para el diseñador, de ahí que el precio no sea el mismo. Y el tercer y último punto es dónde estuvo el error. Pudo estar en el chaval por no pedir presupuesto o por pecar de inocente; pero también pudo estar en el estudio por no ser transparente y dejar claro antes de empezar cuánto iba a costar el encargo.

Confía siempre en un profesional a la hora de gestionar la imagen de tu empresa

Guía para conseguir un logotipo adecuado para tu negocio

Para finalizar el post, te voy a dar una guía (unos consejos) para que no te equivoques a la hora de encargar el logotipo de tu negocio.

1. Elige a un profesional del diseño gráfico, huye de los aficionados. El logotipo es la imagen de tu empresa, no la dejes en manos de alguien que puede perjudicar tus intereses solo por conseguir un precio más bajo. Un profesional se ha formado para ejercer el trabajo de diseñador, paga sus impuestos y adquiere equipos y pogramas necesarios para su labor que valen mucho dinero y, sobre todo, vive de su negocio, igual que tú quieres vivir del tuyo.

2. Busca a un diseñador o estudio acorde con el tamaño de tu negocio. Si eres un profesional autónomo o una pequeña tienda de barrio, busca a un diseñador autónomo o un estudio de diseño de barrio. Es lógico, ¿no?

3. Especifica al diseñador o estudio todo lo que necesitas: logo, tarjetas… y pide un presupuesto detallado. Siempre te saldrá mejor de precio un “pack” que cada trabajo por separado. Y si hay material impreso, pregunta explícitamente si en el precio se incluye la imprenta, ya que hay sitios donde sí se incluye y en otros no.

4. Una vez aceptado el presupuesto, entrega todo lo que te piden: información de la empresa, sobre tu actividad, clientes potenciales… Esa información es muy necesaria para que te realicen un buen logotipo.

5. Acepta que no te van a hacer diez propuestas de logotipo, de hecho esa idea no es nada recomendable. Piénsalo. Es mejor una o dos propuestas bien trabajadas y con conceptos buenos, que mostrarte diez ideas distintas y montarte tal lío que no sepas cuál elegir.

6. Cuando tengas alguna propuesta, no te pongas a hacer “sondeos” y a preguntar a todo el mundo si le gusta o no. Si es tu empresa, eres tú quien debe elegir. Si decides preguntar, hazlo solo a tu círculo de confianza.

7. Asegúrate de que el logotipo es igual de bueno usando un solo color. Aunque la propuesta final tenga más colores, si estando solo en negro se sigue entendiendo el concepto y transmitiendo bien los valores de tu empresa, genial.

8. No te quedes con dudas de nada y participa en el proceso. Todo lo que no entiendas, pregúntalo, y toda idea que tengas, plantéala, pero no la impongas. Déjate asesorar por el diseñador, es un profesional y no hay nadie mejor que él para guiarte. La idea es que os respetéis mutuamente las opiniones y que el trabajo fluya y sea dinámico.

9. Una vez tengas el logotipo hecho, deben entregártelo en digital para que lo guardes y lo tengas a mano para cualquier uso: para tu web, para imprentas, para rotulación, para redes sociales… La entrega debería incluir el logotipo en varios formatos: vectorial (no se pixela) y en mapa de bits (para web, redes sociales…). Ese disco o archivos guárdalos bien, haz copias y asegúrate de que no se pierden.

10. Si tienes claro que vas a hacer varias cosas con el logotipo (tarjetas, carpetas, sobres, bolsas, material promocional, rotulación de vehículos, catálogos, folletos…), procura realizarlo con el mismo equipo que te ha hecho el logotipo. Aunque esto no es imprescindible, nadie mejor que ellos conoce tu marca: te la acaban de crear y la entienden más que nadie, por lo que con total seguridad la aplicación a distintos soportes será más satisfactoria y, además, de este modo les premiarás al seguir ofreciendo tu confianza en su trabajo.

¿Alguna duda? Si la tienes, escríbela en los comentarios y te responderé personalmente. Y si necesitas presupuesto para realizar el logotipo de tu empresa, contacta y hablamos.

Preguntas que garantizan el éxito en los negocios

En esta serie de formatos audiovisuales exclusivos de Infobae, la intención de Jonatan Loidi es explicar cómo los contextos de crisis como los actuales son una gran oportunidad para repensar los modelos y redefinir las estrategias. Los detalles

Durante años el mundo de los negocios buscó intensamente la formula del éxito, sin llegar de manera unánime a una conclusión o algo que aplique a todos los mercados y modelos. Sin embargo, cada tanto surgen teorías que parecen encontrar un hilo conductor, que no garantiza, pero al menos da algunas pistas o check list para evaluar si se están haciendo bien las cosas.

Fue en 2010 que un joven austriaco Alexander de apellido Osterwalder junto a su amigo Ives Pigneur, crearon el “modelo Canvas”, desarrollado en el libro Business Model Generation, Generación de modelos de negocio en español. Este modelo fue revolucionario al plantear el argumento de que el fin último de toda organización no consiste en obtener rentabilidad. Más bien, la rentabilidad es la consecuencia de hacer bien o mal un montón de otras cosas.

En el libro plantean una forma de pensar un negocio sea este en su etapa emprendedora o ya con años de maduración. Todo comienza con 3 preguntas que deben hacerse en el orden correcto.

Primero hay que definir claramente ¿Para quién? O lo que es sinónimo: los segmentos y nichos de mercado. Sobre este tema es pertinente citar a otro grande del mundo de los negocios, Peter Drucker quien definía a la segmentación de manera muy simple y clara, decía: “Segmentar consiste en comprender que no podemos dejar contentos a todos, hay que elegir”.

En paralelo el padre del marketing Philip Kotler aportaba mucha luz a esta cuestión argumentando que a la hora de segmentar no alcanza con describir las variables duras: sexo, ubicación, poder adquisitivo. Cada vez es más valioso describir las variables blandas como gustos y preferencias, sentimientos, motivaciones, entre otras.

Entonces, primero la persona debe describir bien su mercado y dividirlo en segmentos más pequeños diferenciando unos de otros en función de lo que valoran del producto o servicio que vende. Luego es momento de buscar los segmentos de oportunidad donde sienta que puede generar valor y que tenga baja competencia.

La tan esperada recuperación luego de la pandemia, que en casi todos los rubros será muy difícil, requiere un profundo análisis de segmentos. Ya que muchos tendrán un crecimiento muy lento o cercano a cero, mientras que otros seguramente lo harán con mayor fuerza. Tomemos por ejemplo uno de los rubros mas golpeados en esta pandemia, la gastronomía sin dudas tendrá una muy lenta recuperación, pero esto no es lineal en todos los segmentos. Por ejemplo: es claro que el segmento de más de 60 posiblemente no vuelva a consumir en el corto plazo, pero todo lo contrario puede suceder con el segmento de menos de 30. Si ponemos foco en los segmentos con más probabilidad de crecimiento posiblemente tengamos más posibilidad de sobrevivir.

Si la persona logra encontrar esos segmentos, donde considera que puede generar valor se enfrentará, ahora, a la difícil tarea de diseñar su producto o servicio. Esta creación debe partir de un profundo análisis de necesidades. Una vez definidos los deseos de ese grupo de potenciales clientes, es momento de establecer lo que se conoce como estándar de valor,es decir, lo mínimo que tiene que ofrecer en un mercado para estar a nivel. Lo ideal es construir diferenciales que lo hagan atractivo y la mejor opción para esos clientes objetivo.

Este tema, es para muchos autores, la clave en cualquier negocio moderno. Tanto es así que el ya citado Alexander Osterwalder dedico su segundo libro a este tema en particular, el libro se llamó “Diseñando la propuesta de valor”. En el da muchos consejos para alinear tu estrategia a generar valor diferencial.

¿Quién? y ¿cómo?

Cuando nos referimos al cómo, hablamos de canales de comercialización y de comunicación. Como dará a conocer la propuesta a los clientes potenciales, utilizando, por ejemplo: redes sociales, medios tradicionales o campañas puerta a puerta. El método utilizado dependerá muchísimo del segmento, por ello lo importante de conocerlo bien en la etapa previa.

Por último, se debe establecer el mejor canal de comercialización, algo que en la actualidad cuenta con múltiples alternativas: locales a la calle, franquicias, venta multinivel, e-commerce o redes sociales. Siempre sin perder de vista el comportamiento de nuestros clientes y en que canales se sienten mas cómodos para realizar una transacción.

*Jonatan Loidi es Licenciado en Marketing y cuenta con un posgrado en experiencia del cliente en Disney Institute. Es CEO de GrupoSet donde se desempeña como consultor y speaker internacional en temas relacionados con innovación, marketing y estrategia. Es autor de varios libros entre los que se destacan ¿qué es eso del marketing? 2016 y Negocios + digitales, 2019.

¿Qué es un lead?

El término lead se usa en Inbound Marketing para referirnos a aquellos contactos que nos han dejado sus datos a través de una de nuestras landing pages a cambio de un contenido de su interés. Por tanto, son contactos que, voluntariamente, pasan a formar parte de nuestra base de datos.

Estos usuarios son considerados potenciales clientes de nuestros productos o servicios. Es importante no perderlos de vista y comenzar un proceso de nurturing para mantener su atención y convertirlos en clientes.

A mayor número de leads, mayores serán las posibilidades de conseguir nuevos clientes. Aunque existen muchos trucos para hacerte experto en la generación de leadses importante fijarse en la calidad de los mismos para que la gestión de la conversión sea más efectiva.

¿Qué tipos de lead existen?

Podemos clasificar 3 tipos dependiendo de la fase del ciclo de compra en la que se encuentran:

tipos de lead

Lead

Equivale a un contacto en una fase temprana del ciclo de compra, lo que en términos técnicos llamamos TOFUEs un lead frío que aún no está preparado para finalizar la compra, de modo que deberemos realizar acciones que le ayuden a avanzar en el proceso.

Marketing Qualified Lead (MQL)

Un MQL es un contacto que hemos identificado como parte de nuestro público objetivo y que tiene posibilidad para convertirse en cliente. Este usuario pertenece a la parte media de nuestro funnel de conversión (MOFU), es decir, que ya conoce su necesidad y está considerando una solución. Nuestro cometido será conseguir que nos tome en cuenta como posible solución.

Sales Qualified Lead (SQL)

Este tipo de contacto se encuentra en la parte final ciclo de compra (BOFU). Dicho de otro modo, es un lead caliente que ya ha tomado la decisión de valorar nuestros productos o servicios para cubrir su necesidad. En este punto, debemos cerrar la venta a través de ofertas directas sobre nuestro producto o servicio (demos gratuitas, descuentos directos, visita comercial, etc.).

¿Qué hacer una vez hemos captado un lead?

Atraer y captar un lead es tan solo el inicio de nuestro proceso de venta. Para completarlo, deberemos implementar técnicas que nos ayudarán a convertir a esos usuarios en clientes finales.

En primer lugar, es indispensable saber en qué etapa del ciclo de compra se encuentra nuestro lead para realizar una mejor segmentación. Para ello, plantéate tres preguntas clave:

  1. ¿Qué buyer persona representa?
  2. ¿Qué oferta se ha descargado?
  3. ¿Qué otras acciones ha realizado dentro de tu web?

Dar respuesta a estos planteamientos nos permitirá entender en líneas generales cuáles son las principales necesidades de cada usuario y cómo plantear una estrategia enfocada en ofrecer utilidad a nuestros contactos.

Para desarrollar este enfoque centrado en el usuario, deberas apoyarte en estas 2 técnicas complementarias:

Lead Nurturing

El Lead Nurturing es una técnica basada en la creación de relaciones de valor con lo usuarios para ayudarles a avanzar por su buyer’s journey. ¿Cómo conseguimos eso? Entregando el contenido adecuado a la persona indicada en el momento apropiado, normalmente en cadenas de emails secuenciados (pero no olvides que vivimos en un entorno multicanal).

Lead Scoring

Con el Lead Scoring podremos medir tanto el grado de interés de un usuario hacia nuestros productos o servicios como su encaje dentro de nuestro perfil de cliente ideal. Por tanto, establecer un sistema de lead scoring efectivo nos ayudará a diferenciar y priorizar contactos con mayor posibilidad de conversión, permitiéndonos desarrollar estrategias adaptadas a ellos.

Es importante recalcar que no podremos desarrollar ninguna de estas dos técnicas sin una herramienta de Marketing Automation que nos permita automatizar y medir nuestras acciones.

La importancia de trabajar en equipo

Trabajando en equipo es cuando realmente se consiguen grandes triunfos. Por ello, es muy importante identificar cuáles son las fortalezas y debilidades de cada empleado, para que cada uno desempeñe un rol en función de sus conocimientos. Otro aspecto a tener en cuenta es lograr generar un buen ambiente y buenas relaciones entre los miembros, así se sentirán todos parte del grupo y querrán remar en la misma dirección.

Prueba de lo importante que es trabajar en equipo, es que cada vez es más común que las empresas realicen dinámicas de grupos a la hora de elegir a su candidato con el fin de observar cómo actúa cada persona ante diferentes situaciones y toma de decisiones.

¿Por qué es mejor trabajar en equipo?

  1. Se estimula la creatividad
  2. Un buen equipo puede generar grandes ideas y soluciones creativas. A través del Brainstorming se pueden conseguir ideas nuevas e innovadoras.
  3. Aumenta la motivación
  4. En momento de debilidad, el pertenecer a un grupo puede ayudarte a motivarte por llegar a los objetivos. Siempre habrá alguna persona que te anime a seguir adelante.
  5. Se desarrolla la comunicación
  6. El poder compartir diferentes opiniones, ayuda a que la comunicación sea mucho más directa y fluida. Eso mejorará el clima laboral.
  7. Aumenta la eficiencia
  8. Que existan diferentes roles y habilidades que se complementen y permitirá que se alcancen las metas de manera más rápida. Un buen trabajo en equipo hará que aumente la productividad.
  9. Mejora el sentido de pertenencia
  10. Es importante que una persona se sienta parte de su equipo. Esto disminuirá la rotación de personal y hará que haya más lealtad hacia la empresa.

“El talento gana partidos, pero la inteligencia y el trabajo en equipo ganan campeonatos”
Michael Jordan

5 consejos para un día de trabajo más feliz

A lo largo de nuestra carrera, alrededor de un tercio de nuestras horas de vigilia se pasan en el trabajo. Este es un número considerable, y uno que es mucho más fácil de digerir si las horas se pasan haciendo algo que nos hace felices. Ser feliz en el trabajo puede no parecer siempre fácil, pero es muy posible. Aquí hay cinco maneras de ser más feliz en el trabajo.

1. Establecer tres pequeñas metas diarias

A veces puede ser difícil sentir que estás progresando en un proyecto en medio de las interrupciones constantes de correos electrónicos, llamadas telefónicas y prioridades de la competencia.

Al anotar tres pequeñas cosas que te gustaría lograr cada día – y luego cruzarlas de la lista como las haces – puedes recordarte el gran progreso que realmente estás haciendo.

Una de las mejores maneras de establecer y realizar un seguimiento de su trabajo diario es con un tablero kanban. Si nunca has usado uno, pruébalo. Es simple, pero eficaz.

Project tasks

2. Evitar la negatividad en el lugar de trabajo

No importa lo feliz que seas, la negatividad, los chismes y los compañeros de trabajo quese quejan pueden ser un drenaje de tu energía. En su lugar, trate de hacer amigos con compañeros de trabajo que son positivos, colegiados y pueden proporcionar una buena red de apoyo y recursos.

Mejor aún… ser esa persona positiva y solidaria. Lo más probable es que también avance en su carrera.

3. Haga que su espacio de trabajo sea su propio

Ya que pasas tanto tiempo en tu espacio de trabajo, será un largo camino si lo haces cómodo, relajado y reflexivo de ti. Pero mantenlo simple, sin embargo. El sobresaturamiento de su espacio de trabajo puede provocar distracciones.

4. Tome posesión sobre su desarrollo profesional

El desarrollo profesional te ayudará a sentirte conectado con tu carrera y a crecer como profesional. Escucha los consejos de tu jefe, pero sé el líder de tu propio camino. Concéntrate en dónde quieres estar, en lugar de dónde estás ahora. Toma medidas cada día que te avancen hacia tu meta.

5. Estar orientado al futuro

Unos días malos no parecerá tan sombrío si tienes metas sólidas a largo plazo, y puedes ver cómo tu trabajo actual encaja con ellos. Participa en el presente, pero no pierdas de vista el panorama general. La mejor manera de alcanzar los objetivos es tener un objetivo a largo plazo (uno o tres años). Repartir los pasos que necesita para lograr este objetivo en un diagrama de flujo, como este:

Flowchart example

Establezca una línea de tiempo para cada paso.

Concéntrese en un paso a la vez. Asegúrate de que tu lista de tareas diarias incluya algo tangible que te mueva hacia el siguiente paso en tu proceso de meta